COSITAS DEL BLOG

sábado, 26 de febrero de 2011



Erase una vez en un lugar imaginario había un osito llamado “Winnie The Pooh”. Vivía en un lugar llamado “Bosque de Cien Acres” con su mejor amigo “Christopher Robín”.
Cada día jugaban al escondite, reían mucho y cantaban muchas canciones para alegrar a los niños pequeños con sus dulces voces.
Los dos querían que su relación durará para siempre, porque ellos nunca nunca se enfadaban, siempre iban juntos a todos los lados.
Un día de otoño, Pooh se despertó, se bajó de la cama, fue andando a la puerta de su casa y ¡Sorpresa! Encontró fuera de la puerta una jarra de miel con una nota.
Como Pooh no sabía leer y ninguno de sus amigos entendía la nota, todos fueron juntos a ver a Lechuza para que les ayudase.
La nota decía que “Christopher Robín” se había ido a la escuela, pero Lechuza la leyó mal y les dijo que se habían ido a un lugar llamado “Calavera”.

Les dio un mapa y les aconsejó que iniciaran la búsqueda del chico ya.
Les avisó que encontrarían muchas bestias peligrosas.
Pooh y sus amigos iniciaron la búsqueda del chico, pero tenían mucho miedo e imaginaban que veían bestias terribles en todas partes.
Poco a poco empezaron a tener experiencias que les ayudaron a superar sus miedos. Por ejemplo, “Piglet” que tenía miedo a las alturas, fue izado en el aire por cientos de mariposas.
Después, todos los animales cayeron en un barranco y se perdieron.
Al final llegaron a un lugar que creían que era “Calavera”.
Este lugar era una cueva enorme con caminos y salas diferentes. Decidieron separarse para tener más posibilidades de encontrar a “Christopher Robín”, pero se vieron envueltos en situaciones tan peligrosas como divertidas.
Por ejemplo, pensaron que Pooh había fallecido al ser atacado por un animal imaginario; y que Piglet había sido secuestrado por una bruja muy fea que le quiso meter en una olla con fuego para dar de comer a sus bichos asquerosos.
Al final apareció “Christopher Robín”. Todos estaban a salvo.
Es muchacho les explicó que solo se había ido a la escuela y esto les hizo muy felices a todos, sobre todo a Pooh.
También descubrieron que, gracias a sus aventuras habían superado sus miedos.
Entre todos se comieron la miel que había en la jarra y decidieron ir todos al colegios para aprender a leer.
Y COLORIN COLORADO ESTE CUENTO SE HA ACABADO.
 

miércoles, 23 de febrero de 2011

CUENTO "EL ZAPATERO


Hace mucho, mucho tiempo un zapatero, el hombre ya muy viejecito y cansado y claro, al hacer los zapatos, pues uno le salía mas grande y otro más pequeño y cuando se lo ponía el dueño, no había forma de andar, ¡un auténtico desastre!. El hombre estaba desesperado ¡pobre zapatero!. El caso es que un día, se le apareció un duendecillo, que prometió enseñarle la magia de una nueva canción, lo único difícil era tratar de cantarla al mismo tiempo que cosía, pero éste duende le insistió mucho en que de hacerlo así, el resultado sería siempre perfecto. El hombre se puso manos a la obra y empezó:

“ Envolviendo, desenvolviendo,
estira, estira y pam, pam, pam”
Envolviendo, desenvolviendo,
estira, estira y pam, pam, pam”

Efectivamente, la primera vez que lo cantó unos zapatos ¡preciosos le salieron!, entonces se puso a hacer zapatos, más zapatos y ¡más zapatos! hasta caer rendido el pobre hombre. Al ratito, llamaron a la puerta “toc, toc, toc”, el zapatero se despertó y creyó oír algo, pero se volvió a echar a dormir porque sonaba tan flojito... “toc, toc, toc”, se despertó esta vez el hombre, seguro de que había oído algo, fue hacia la puerta, la abrió, miró hacia un lado, miró hacia otro y nada. Estaba a punto de cerrar la puerta, miró hacia abajo y vio un enanito, que se había hecho un agujero en el zapato y pidió al zapatero que se lo arreglase, pero el zapatero nunca había hecho zapatos tan pequeños. Entonces el zapatero se acordó de la canción y dijo “si canto la canción normal, me salen zapatos normales, pero si la canto flojito, a lo mejor me salen zapatos pequeñitos, voy a probar”, entonces, el zapatero cantó la canción muy flojito.

 “Envolviendo, desenvolviendo,
estira, estira y pam, pam, pam”
Envolviendo, desenvolviendo,
estira, estira y pam, pam, pam”

Efectivamente le salieron uso zapatos pequeñitos, el enanito se los calzó y se fué muy contento diciendo adiós al zapatero. 
Así pues, el zapatero se dispuso a reanudar la siesta que le habían interrumpido y se quedó dormido, cuando de repente, la casa entera comenzó a vibrar y con mucho miedo fue a abrir la puerta, la abrió y vio un zapato enorme, siguió mirando para arriba hasta que vio la cabeza de un gigante muy enfadado, porque se había roto el zapato. El gigante quería que el zapatero se lo arreglase, pero el pobre hombre pensó que un zapato tan grande no podía meterlo en su casa, ni tendría cuero suficiente para arreglarlo. El gigante insistió. Entonces el zapatero se acordó de la canción y pensó que quizá cantándola muy fuerte, le saldrían zapatos muy grandes. Así que lo intentó.

 “Envolviendo, desenvolviendo,
estira, estira y pam, pam, pam”
Envolviendo, desenvolviendo,
estira, estira y pam, pam, pam”

Efectivamente le salieron unos zapatos enormes, grandísimos, el gigante se los calzó y en dos zancadas se alejó diciendo adiós al zapatero.
Esa era la vida del zapatero, que durante años todos los dias hacía toda clase de zapatos.

Colorín, colorado, este cuento, se ha acabado

CUENTO "EL PATITO FEO"

Blancanieves y los siete enanitos



Felicidad Fuentes García

Blancanieves y los siete enanitos. Cuentos infantiles
En un lejano país, vivía una reina, tan bella pero tan vanidosa que no podía soportar la idea de que en algún lugar del mundo existiera una persona más hermosa que ella. Todas las mañanas preguntaba a su espejo mágico: -Espejo, espejito mágico, ¿quién es la más hermosa de todas las mujeres de la tierra? -y el espejo contestaba: "En todo el reino no hay una doncella más bella que tú". Entonces la reina se alegraba muchísimo, porque sabía que el espejo nunca mentía. Entretanto, en un reino vecino, una doncella había tenido una hermosa niña llamada Blancanieves. Tenía la piel blanca como la nieve, los cabellos negros como el azabache, y las mejillas rosadas como las manzanas. Sus padres murieron al poco tiempo de nacer ella y Blancanieves fue cuidada por una vieja criada. Día a día crecía y se ponía cada vez más linda. Un día la reina preguntó al espejo: -Espejo, espejito, tu que nunca mientes, ¿quién es la más linda en toda la tierra? El espejo contestó: -Mi amada reina, tú eres muy bella, pero Blancanieves es mucho más bella que tú. La reina quedó tan enojada que se puso verde de rabia. Desde ese día, en su corazón quedó clavado un odio feroz hacia esa desconocida llamada Blancanieves. Llamó entonces a uno de sus guardias y le ordenó: -Ve al palacio vecino y trae engañada a la doncella Blancanieves. Dile que la reina desea verla. Tráela por el bosque, pero, cuando pases por el lugar más desolado, deja allí a la niña, donde viven las más terribles fieras. Los lobos se encargarán de ella. Cuando se acercaban a una hilera de álamos, el sirviente le dijo a Blancanieves: -En cuanto crucemos el bosque llegaremos a palacio-. Pero cuando Blancanieves se dio vuelta para preguntarle "¿Cuánto tiempo de caminata tenemos?", se encontró sola. Caminó por entre los árboles tratando de encontrar una salida. En la oscuridad, las ramas espinosas parecían grandes brazos que querían retenerla, desgarrándole los vestidos. En su recorrido por el bosque fue encontrando animalitos que la acompañaron y guiaron hasta encontrar la salida. Cruzando un arroyo claro encontró una simpática cabaña, se quedó un rato observando y comprobó que no había nadie. ¡Estaba tan cansada! Y tenía los pies tan doloridos que decidió entrar para reposar un rato. -Nada más que un ratito -pensó-, puedo tomar un poco de agua para calmar la sed. Y preguntó a los animales, sus compañeros de viaje: -¿Qué les parece, amigos, los dueños de casa me dejarán? Los animales asintieron con la cabeza. Entró a la casita y se sorprendió muchísimo al ver que todo era muy pequeño y estaba muy desordenado. Encontró platos con restos de comida, ropa sucia, e! piso sin barrer, libros mezclados con herramientas y siete camitas pequeñas sin tender.
Blancanieves y los siete enanitos. Cuentos infantiles
Bebió un poco de agua y probó restos de comida que había sobre la mesa. -Estas personas deben haberse ido muy apuradas -pensó-, no han tenido tiempo para limpiar y acomodar un poco... -Manos a la obra- dijo, y tomando una pequeña escoba se puso a barrer. La casa pertenecía a siete enanitos que durante el día trabajaban en el interior de una montaña, sacando oro y piedras preciosas con sus picos y palas. Cuando volvieron a su casa, los enanitos vieron que algo raro pasaba allí. Los libros habían vuelto a su lugar, los platos, vasos y cubiertos estaban limpios, los restos de comida habían desaparecido. -Encendamos unas velas -dijo el enano mayor. Lentamente fueron revisando la pequeña cabaña. -lOh!- gritó el enano José al ver desde la puerta a Blancanieves que dormía sobre la cama de enano mayor. -¡Oh Qué hermosa niña! -exclamaron todos al verla -¡Qué piel tan blanca! -dijo uno -Qué cabellos tan negros! -exclamó otro -¿Cómo había llegado hasta aquí? -preguntó el enano Pedro. ¿Quién será? -dijo el enano Juan ¡Pobre! - exclamó el más pequeñín-, tiene los vestidos rotos. -Dejémosla dormir, debe estar muy cansada -dijo el enano José. A la mañana siguiente Blancanieves se llevó un gran susto al despertarse y comprobar que estaba rodeada por siete enanitos barbudos. -¿Cómo te llamas, bella niña? ¿Cómo has llegado hasta aquí? -preguntaron ellos a coro. Blancanieves contó la historia. -¡Esa malvada y envidiosa reina! ¿No sabe que la mejor belleza es la bondad? -dijo enojado el enanito José. -Quédate a vivir con nosotros -dijo el enanito Juan. -¡Sí! ¡Sí! -aprobaron todos. Desde ese día Blancanieves vivió con los enanos. Éstos le construyeron una cómoda cama de madera y le dieron un vaso, platos, cubiertos y todo lo que ella necesitaba para sentirse cómoda en su nuevo hogar. Una tarde se oyeron golpes en la puerta. Blancanieves se acercó y al abrir encontró a una viejecita con una canasta llena de manzanas. -¿Qué se le ofrece, buena señora? -preguntó dulcemente Blancanieves. _ -Estuve vendiendo mis manzanas durante todo el día -respondió la viejecita-, estoy fatigada. ¿No me ofreces un poco de agua fresca? Blancanieves sirvió agua y la viejecita bebió rápidamente. - Permíteme que te ofrezca una de mis mejores manzanas a cambio de tu amabilidad -exclamó la viejecita. - Gracias -dijo Blancanieves- recibiendo una enorme manzana roja. Al morder aquella sabrosa fruta Blancanieves cayó al suelo, al mismo tiempo que la viejecita se transformaba en la malvada reina. -¡Ahora sí! -dijo-, yo, solamente yo, soy la más bella del mundo. -¿Qué le has hecho a mi niña?-dijo el enano mayor muy enojado. -Simplemente, la he hechizado, dormirá profundamente y para siempre. ¡Ja! ¡Ja! ¡Ja! -rió la reina saliendo por la ventana Sentían los enanos tanta pena que no entraba en sus pequeños cuerpos. Construyeron para ella una caja de cristal y la colocaron sobre el verde pasto, entre los más altos árboles del bosque. -Parece dormida -decían los enanos cuando pasaban a verla, al regresar de la mina. Una tarde mientras uno de los enanos leía su enorme libro de magia, gritó: -Escuchen hermanos, tengo la solución para ayudar a Blancanieves "La persona que coma una manzana hechizada, caerá en un profundo sueño, y sólo podrá despertarse si es besada por un joven y bondadoso príncipe, al que tomará luego por esposo". Reunidos en el bosque, los enanos discutieron quién sería el príncipe que rompería el hechizo. -El único que puede merecer a Blancanieves es el príncipe Federico -dijo el enano mayor- él es valiente, joven, y como ella muy trabajador. Los enanos cruzaron la gran montaña y contaron la historia al príncipe.
Blancanieves y los siete enanitos
-Los voy a ayudar -respondió-. Con seguridad esa joven debe ser muy bella y bondadosa para que ustedes hayan venido hasta mi castillo desde el bosque. El amor que ustedes sienten hacia ella es muy hermoso. Se arrodilló frente a Blancanieves y la besó tiernamente. La joven abrió los ojos asombrada. Los enanos se acercaron locos de contentos al ver que su buena amiga se había recobrado y le contaron lo sucedido. -Si tú lo deseas serás mi esposa - Desde entonces Blancanieves vivió muy feliz en compañía de su príncipe y de los hijos que tuvo junto a él.

El coleccionista de Piedras




María Luisa Candel Cano

martes, 22 de febrero de 2011

Caperucita Roja


Ana Belén Sánchez 

LA GALLINA DE LOS HUEVOS DE ORO


Erase una vez, un labrador tan pobre, tan pobre, que ni siquiera poseía una vaca. Era el más pobre de la aldea. Un buen día, trabajando en el campo y lamentándose de su mala suerte, apareció un enanito que le dijo:
- Buen hombre, he oído tus lamentaciones y voy  a hacer que tu fortuna cambie. Toma esta gallina; es tan maravillosa que todos los días pone un huevo de oro.
El enanito desapareció y el labrador llevó la gallina a su corral. Al día siguiente el labrador tras levantarse, fue a limpiar el corral y al llegar allí, ¡Oh sorpresa!, encontró un huevo de oro. El labrador se puso muy contento y puso el huevo de oro en una cestita y se fue con ella a la ciudad. donde vendió el huevo por un alto precio.
Al día siguiente, el labrador regresó al corral y loco de alegría, encontró otro huevo de oro. ¡Por fin la fortuna había entrado en su casa!
Y viajó otra vez a la ciudad para vender el huevo. Todos los días tenía un nuevo huevo.
Fue así que poco a poco, con la venta de los huevos, fue convirtiéndose en el hombre más rico de la comarca. Con el dinero que ganaba de la venta de los huevos, compraba tierras y corrales. Sin embargo, una insensata avaricia hizo presa su coraón y pensó:
-"¿Por qué esperar a que cada día la gallina ponga un huevo? Mejor la mato y descubriré la mina de oro que lleva dentro".

Y así lo hizo, una mañana fue al corral y mató a la gallina, pero... ¿Cuál fue la sorpresa? en el interiro de la gallina no encontró ninguan mina de oro, sino que  el interior de la gallina era igal al resto de las gallinas, el otro de los huevos no provenía del interior de la gallina sino que era la magia iprocedente del enanito que la había regalado el huevo.
Tras matar a la gallina, apareció de nuevo el enanito, el cual le dijo al rico labrador: "Has tenido toda la riqueza en tus manos pero no has sabido aprovecharla, por lo que volverás a ser ese labrador tan pobre"
Moraleja: Quién gran avaricia tiene, en un futuro puede perder todo lo que tienen.
FIN


HEIDI Y PEDRO

lunes, 21 de febrero de 2011

CUENTO "RICITOS DE ORO



En una casita, en el medio de un bosque, vivían 3 ositos. El papá, la mamá, y el pequeño osito. Un día, mamá osa estaba preparando la sopa, pero estaba muy caliente y pensó en dar un paseo por el bosque.  Mientras los ositos estaban caminando por el bosque, apareció una niña llamada Ricitos de Oro que, al ver tan linda casita, se acercó y se asomó a la ventana. Todo parecía muy ordenado y coqueto dentro de la casa.

Entonces, olvidándose de la buena educación que sus padres le habían dado, la niña decidió entrar en la casa de los tres ositos. Al ver la casita tan bien recogida y limpia, Ricitos de Oro curioseó todo lo que pudo. Pero al cabo de un rato sintió hambre gracias al olor muy sabroso que venía de la sopa puesta en la mesa. Se acercó a la mesa y vio que había 3 tazones. Un pequeño, otro más grande, y otro más y más grande todavía. La niña se lanzó a probar la sopa, comenzó por el tazón más grande, pero al probarlo, la sopa estaba demasiado caliente. Entonces pasó al mediano y le pareció que la sopa estaba demasiado fría. Pasó a probar el tazón más pequeño y la sopa estaba como a ella le gustaba. Y la tomó toda, todita.

Cuando acabó la sopa, Ricitos de Oro, fue al salón y vio tres sillas, se subió a la silla más grande pero estaba demasiado dura para ella. Pasó a la silla mediana y le pareció demasiado blanda. Y se decidió por sentarse en la silla más pequeña que le resultó comodísima. Pero la sillita no estaba acostumbrada a llevar tanto peso y poco a poco el asiento fue cediendo y se rompió. Ricitos de Oro decidió entonces subir a la habitación  y probar las camas. Probó la cama grande pero era muy alta. La cama mediana estaba muy baja y por fin probó la cama pequeña que era tan mullidita y cómoda que se quedó totalmente dormida.

Mientras Ricitos de Oro dormía profundamente, llegaron los 3 ositos a la casa y nada más entrar el oso grande vio cómo su cuchara estaba dentro del tazón y dijo con su gran voz: -¡Alguien ha probado mi sopa! Y mamá oso también vio su cuchara dentro del tazón y dijo: -¡Alguien ha probado también mi sopa!
Y el osito pequeño dijo con voz apesadumbrada: -¡Alguien se ha tomado mi sopa y se la ha comido toda entera!
Después pasaron al salón y dijo papá oso: -¡Alguien se ha sentado en mi silla!
Y mamá oso dijo: -¡Alguien se ha sentado también en mi silla!
Y el pequeño osito dijo con su voz aflautada: -¡Alguien se ha sentado en mi sillita y además me la ha roto!
Al ver que allí no había nadie, subieron a la habitación para ver si el ladrón de su comida se encontraba todavía en el interior de la casa. Al entrar en la habitación, papá oso dijo: -¡Alguien se ha acostado en mi cama!
Y mamá oso exclamó: -¡Alguien se ha acostado en mi cama también!
Y el osito pequeño dijo: -¡Alguien se ha acostado en mí camita...y todavía sigue durmiendo!
Ricitos de Oro, mientras dormía escuchó un ruido y se despertó. De un salto se sentó en la cama mientras los osos la observaban, y saltó hacia el otro lado bajó corriendo las escaleras sin parar un solo instante, tanto, tanto que no daban con los pies en el suelo. El osito se quedó muy triste porque pensaba que la niña y él serían amigos en el futuro. Muy triste bajó las escaleras y se puso en la ventana esperando que algún día volviera la niña.
Y colorín colorado, este cuento se ha acabado.

jueves, 17 de febrero de 2011

La princesa de fuego




Felicidad Fuentes García


Hubo una vez una princesa increíblemente rica, bella y sabia. Cansada de pretendientes falsos que se acercaban a ella para conseguir sus riquezas, hizo publicar que se casaría con quien le llevase el regalo más valioso, tierno y sincero a la vez. El palacio se llenó de flores y regalos de todos los tipos y colores, de cartas de amor incomparables y de poetas enamorados. Y entre todos aquellos regalos magníficos, descubrió una piedra; una simple y sucia piedra. Intrigada, hizo llamar a quien se la había regalado. A pesar de su curiosidad, mostró estar muy ofendida cuando apareció el joven, y este se explicó diciendo:
- Esa piedra representa lo más valioso que os puedo regalar, princesa: es mi corazón. Y también es sincera, porque aún no es vuestro y es duro como una piedra. Sólo cuando se llene de amor se ablandará y será más tierno que ningún otro.
El joven se marchó tranquilamente, dejando a la princesa sorprendida y atrapada. Quedó tan enamorada que llevaba consigo la piedra a todas partes, y durante meses llenó al joven de regalos y atenciones, pero su corazón seguía siendo duro como la piedra en sus manos. Desanimada, terminó por arrojar la piedra al fuego; al momento vio cómo se deshacía la arena, y de aquella piedra tosca surgía una bella figura de oro. Entonces comprendió que ella misma tendría que ser como el fuego, y transformar cuanto tocaba separando lo inútil de lo importante.
Durante los meses siguientes, la princesa se propuso cambiar en el reino, y como con la piedra, dedicó su vida, su sabiduría y sus riquezas a separar lo inútil de lo importante. Acabó con el lujo, las joyas y los excesos, y las gentes del país tuvieron comida y libros. Cuantos trataban con la princesa salían encantados por su carácter y cercanía, y su sola prensencia transmitía tal calor humano y pasión por cuanto hacía, que comenzaron a llamarla cariñosamente "La princesa de fuego".
Y como con la piedra, su fuego deshizo la dura corteza del corazón del joven, que tal y como había prometido, resultó ser tan tierno y justo que hizo feliz a la princesa hasta el fin de sus días

domingo, 6 de febrero de 2011

Voces


Lorena Cambronero Aroca


VOCES

Malviven en medio de sociedades

que los ignoran
en barrios marginales
rodeaos de pobreza, dolor y sufrimiento
que los excluyen, condenan al silencio.

Alzar la voz

por la justicia
voces, voces, voces
alzar la voz
por la justicia
voces.

Lograr un mundo limpio pa nuestros niños

levántate y trabaja pa nuestra infancia
sensibilizarnos
que estamos embrutecidos
ver crecer a un niño en un lugar seguro.

Alzar la voz

por la justicia
voces, voces, voces
alzar la voz
por la justicia
voces.

La educación, la alimentación

se pueden hacer muchas cosas
la explotación, la marginación
se pueden hacer muchas cosas
yo quiero hoy denunciar
que se pueden hacer muchas cosas
por favor levántate y ayuda
se pueden hacer muchas cosas.


El cine


Rosa Ana Ibañez Navalón



La cola de esta noche
no tiene final
dos horas confiando
que no colgaran
dichoso cartelito
de completo esta el local.
Logre cruzar la puerta
diez duritos van
no me ponga delante
ni tampoco detras.
eterno en la pantalla esta
el visite nuestro bar.
Las luces se apagaron
esto va a empezar,
la chica de la antorcha
ya ocupo su lugar
preludio de que algo
emocionante va a pasar.
Sobre la foto fija
de una gran ciudad
los nombres y apellidos
de los que seran
actores, directores, productores y demas.
El ruido de las fabricas al despertar
los olores y colores de la gran ciudad
me hicieron sentir que yo estaba alli,
Que estaba alli.
El cuerpo de esa chica que empezo a temblar
cuando el protagonista la intento besar
me hicieron sentir que yo estaba alli,
que era feliz.
Las primeras escenas de aproximacion
consiguen que te metas
en la situacion
y poco a poco se va
desarrollando la accion.
Parece que se ha producido un apagon
silbidos a cabina
tensa situacion
la chica ya estaba desnuda
cuando se corto.
Recuperado el ritmo
ya llego el final
barullo de murmullos
que preguntan que ?que tal?
Y un desfile de zombis
que abandonan el local.
Durante hora y media
pude ser feliz
comiendo chocolate
y palomitas de maiz
sintiendo que era yo,
el que besaba a aquella actriz.
El ruido de las fabricas al despertar
los olores y colores de la gran ciudad
me hicieron sentir que yo estaba alli,
que estaba alli.
El cuerpo de esa chica que empezo a temblar
cuando el protagonista la intento besar
me hicieron sentir que yo estaba alli,
que era feliz.

Qué bonito


Lorena Cambronero Aroca



Que bonito cuando te veo ay,
que bonito cuando te siento,
que bonito pensar que estas aquí,
junto a mi,
Que bonito cuando me hablas ay,
que bonito cuando te callas,
que bonito sentir que estas aquí,
junto a mi ay,
que bonito seria poder volar
y a tu lado ponerme yo a cantar,
como siempre... lo hacíamos los dos
Que mi cuerpo no para de notar,
que tu alma conmigo siempre esta,
y que nunca de mi se apartara,
ayyy
Que bonito tu pelo negro ay,
que bonito tu cuerpo entero,
que bonito mi amor todo tu ser,
si tu ser yy
Que bonito seria poder volar,
y a tu lado ponerme yo a cantar,
como siempre lo hacíamos los dos
Que mi cuerpo no para de notar,
que tu alma conmigo siempre está,
y que nunca de mi se apartara
ayyyy
Que bonito cuando acaricio ayy,
tu guitarra entre mis manos,
que bonito poder sentirte así,
siempre asíiiiii
ayy ayyy
Que bonito mi amor todo tu ser,
si tu ser

Cómo quieres que te quiera.


Rosa Ana Ibañez Navalón



Como quieres que te quiera
como quieres si no estas aqui
como quieres que te quiera
sino te das a mi

subire montañas
y al rio llorare
y mi corazon me grita
me aprisiona sin querer

estribillo

como quieres que te quiera
sino te tengo aqui
como quieres que te quiera
tan lejos ya de mi

como quieres que te quiera
sino te das a mi
como quieres que te quiera
si se que te perdi

sostiene que el viento
me lleva a donde estes
y mi corazon me grita
me apriciona sin querer

yoo vivire
cantando alas estrellas
por el dia aquel...

Yo, yo soñare
que la vida me entrega
lo que tuve ayer

Estribillo

y mi corazon me grita
me apriciona sin querer
yoo viviere
cantando a las estrellas
por el dia aquel

Yo soñare
que la vida me entrega
lo que tuve ayer 

viernes, 4 de febrero de 2011

¿Qué tal?

!qué interesante¡

No pasa nada

no vale para nada

Dar cambio

dinero suficiente

Hasta luego//nos vemos//hasta la vista

¡Me encanta!

Por ejemplo

Por favor

¡que no!

¿que pasa?

ok

¿a qué hora?

¡lo que me faltaba!

Es tu turno

¿cuando?



Depende del tiempo si es pasado o futuro

Cada uno...



Se utiliza por ejemplo.. con las formas de pensar... cada uno...piensa de una forma, tiene su opinión

¡se me ponen los pelos de punta!

De acuero

¡echar el muerto!

¿cuantos?

¿por qué?//porque

Cuánto tiempo sin vernos

Gracias a

¿Para qué?

Presentación Noelia

 


Me presento mi signo es este y me llamo Noelia

miércoles, 2 de febrero de 2011

Presentación Luis

 
Hola mi signo es este, y mi nombre es Luis.

El silencio-Despistaos

Felicidad Fuentes García



El Silencio

Ha pasado tanto tiempo desde el último verano
Que ya casi no recuerdo que te había olvidado.
Han pasado tantas cosas, tantas cosas han cambiado.
He aprendido que el silencio se hace cada vez más raro.
Más raro…

Y no siempre lo mejor es lo más caro,
Cuanto más lejos estás, más me cuesta respirar.
El silencio es no explotar en tus manos,
El silencio es no pensar,
Es lo que queda si te vas.
Si te vas, si te vas…

No me canso de momento, de tocarte sin las manos,
De esconderme sin querer detrás de unos ojos cerrados.
Que se carguen al silencio y que no vuelva a escucharlo,
Me he dormido y me despierto cuando estás al lado.

Y no siempre lo mejor es lo más caro,
Cuanto más lejos estás, más me cuesta respirar.
El silencio es no explotar en tus manos,
El silencio es no pensar,
Es lo que queda si te vas.

Y no siempre lo mejor es lo más caro,
Cuanto más lejos estás, más me cuesta respirar.
El silencio es no explotar en tus manos,
El silencio es no pensar,
Es lo que queda si te vas.

Y no siempre lo mejor es lo más caro,
Cuanto más lejos estás, más me cuesta respirar.
El silencio es no explotar en tus manos,
El silencio es no pensar,
Es lo que queda si te vas.
Si te vas, si te vas, si te vas, si te vas…
Si te vas, si te vas.

Como yo te amo-Raphael

Sonia Pérez Onate



Como yo te amo..
Como yo te amo...
convencete..convencete...
nadie te amará

Como yo te amo...
como yo te amo
olvidate..olvidate
nadie te amará
nadie te amará
nadie, por que...

yo!! te amo con la fuerza de los mares,
yo, te amo con el impetu del viento
yo, te amo en la distancia y en el tiempo
yo, te amo con mi alma y con mi carne
yo, te amo como el niño a su mañana
yo, te amo como el hombre a su recuerdo
yo, te amo a puro grito y en silencio
yo, te amo de una forma sobrehumana
yo, te amo en la alegria y en el llanto
yo, te amo en el peligro y en la calma
yo, te amo cuando gritas cuando callas
yo te amo tanto yo te amo taaanto yooo..!!

Como yo te amo..
Como yo te amo...
convencete..convencete...
nadie te amará

Como yo te amo...
como yo te amo
olvidate..olvidate
nadie te amará,
nadie te amará
nadie, por que...

yo!! te amo con la fuerza de los mares,
yo, te amo con el impetu del viento
yo, te amo en la distancia y en el tiempo
yo, te amo con mi alma y con mi carne
yo, te amo como el niño a su mañana
yo, te amo como el hombre a su recuerdo
yo, te amo a puro grito y en silencio
yo, te amo de una forma sobrehumana
yo, te amo en la alegria y en el llanto
yo, te amo en el peligro y en la calma
yo, te amo cuando gritas cuando callas
yo te amo tanto yo te amo taaanto yooo..!!

martes, 1 de febrero de 2011

Alfabeto dactilológico

Una vez más-Los Galván

Sonia Pérez Onate



Una vez más

Nunca me cuentas la verdad
Nunca me dices donde vas
Nunca me has enseñado tu fragilidad
Tanto te di no me queda mas.

Dices que has vuelto a recordar
Dices que tenemos que hablar
Dices que has descubierto que lo hiciste mal
Sabes que no he podido olvidar.

Pienso hoy hablaremos solo de amor
Quiero toda la noche para los dos.

Estribillo:

Una vez más seré como tú quieras
Una vez más prometes que te quedas
Una vez más pregunto y se que no responderás
Mientes una vez más.

Nunca te paras a pensar
Nunca te has puesto en mi lugar
Nunca me has enseñado tu sinceridad
Puede que no te vuelva a ver más.

Pienso hoy hablaremos solo de amor
Quiero toda la noche para los dos.

Estribillo:

Una vez más seré como tú quieras
Una vez más prometes que te quedas
Una vez más pregunto y se que no responderás
Mientes una vez más.

Y di que soy para ti
Y te callas y no sabes que decir
Y ya no puedo seguir
Déjame…

Estribillo:

Una vez más seré como tú quieras
Una vez más prometes que te quedas
Una vez más pregunto y se que no responderá
Mientes una vez más.